“La guía del autoestopista galáctico”: frikismo y diversión a partes iguales

Estándar
La guía del autoestopista galáctico, Douglas Adams, libro

Disfrutando de “La guía del autoestopista galáctico” (falta la toalla)

Hoy es el día del Orgullo Friki y, como buena friki y lectora, he decidido hacer un homenaje al libro friki por excelencia “La guía del autoestopista galáctico” de Douglas Adams. Éste es el primer libro de una saga homónima compuesta por cinco libros  que constituyen la historia más divertida que he leído hasta el momento.

La obra que Douglas Adams comenzó en 1979 se ha convertido en el estandarte de la literatura de ciencia ficción humorística y en la historia más friki y alocada de todos los tiempos, hasta el punto de que el día del Orgullo Friki que el 25 de mayo se conmemora, es conocido también como el día de la toalla, haciendo referencia a este objeto cotidiano que en “La guía del autoestopista galáctico” constituye un objeto básico que todo autoestopista galáctico debe llevar consigo.

La disparatada historia salida de la imaginación de Adams comienza el día en el que Arthur Dent, un británico preocupado porque van a demoler su casa para construir una carretera es salvado por su amigo Ford Perfect minutos antes de que la tierra sea volatizada por una raza alienígena, precisamente para construir una autopista galáctica. Ford proviene de un planeta situado en el sistema de Betelgeuse y lleva años en la tierra trabajando para mejorar la edición de La guía del autoestopista galáctico, una especie de libro mecanizado que encierra toda la información del universo.

Las aventuras más inverosímiles se suceden desde este momento y Arthur se ve envuelto en un disparatado viaje en el que conoce a seres de otros planetas, se enfrenta a extraños peligros y debe incluso ayudar a desentrañar la clave para hallar el sentido de la vida y del universo. Peces traductores de lenguas alienígenas, robots con tendencia a la depresión, misiles que se convierten en ballenas, empresas que se dedican a la construcción de planetas por encargo y un sinfín de alocadas situaciones más, nutren una historia que arranca inevitablemente una sonrisa o incluso provoca carcajadas hasta en el lector más serio.

Con este post pretendo recomendar la lectura de este libro (y de la saga por extensión) a los lectores que aprecien la literatura divertida, destinada a hacer pasar un buen rato, pero sin olvidar las grandes dosis de ciencia ficción y aventuras. Lo absurdo es elevado en “La guía del autoestopista galáctico” a un nuevo nivel pero sin dejar de lado una trama destinada a enganchar al lector. Y es que, si no has leído este libro te quedarás sin saber el verdadero papel de los delfines en nuestro mundo, el motivo por el que se originó el planeta tierra y lo que en realidad esconden los ratones.

Si te gusta la literatura con tintes frikis, aquí puedes encontrar reseñas de libros con temática similar. Si los libros que pretenden divertir al lector son tus preferidos, aquí tienes un ejemplo que seguro que te va a sorprender gratamente.

Y tú ¿Te consideras un lector con un toque friki? ¿Has leído la saga de “La guía del autoestopista galáctico”? ¿Qué libros similares recomendarías? Cuéntame…

Anuncios

7 comentarios en ““La guía del autoestopista galáctico”: frikismo y diversión a partes iguales

  1. Muy buena historia, he leído el que sostienes en la fotografía y “El restaurante del fin del mundo”, me está costando un poco conseguir los siguientes 3 pero por supuesto que haré el esfuerzo para leerlos todos. Saludos friki!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s