Reseña de “El testigo invisible” de Carmen Posadas

Estándar
El testigo invisible, Carmen Posadas, novela histórica, zares, revolución rusa

Gracias a “El testigo invisible” de Carmen Posadas, he aprendido mucho sobre la caída de los zares y esta importante etapa de la historia rusa

Hace un tiempo planeé leer “El testigo invisible” de Carmen Posadas, porque me topé con su sinopsis en una librería y me llamó mucho la atención. No he leído demasiado sobre la historia de Rusia (aparte de lo que aporta el contexto histórico de clásicos como “Anna Karenina” o de las apreciaciones en la obra de autores como Dostoyevski) pero nada de la Rusia del siglo XX, ni de la caída en desgracia de los zares. Por este motivo, me atrajo la trama de este libro que presenta la vida de la familia del zar Nicolás II a través de los ojos de uno de los sirvientes del palacio real, de una manera amena a la vez que instructiva. Y ahora ya puedo decir que conozco un poco más de este tema.

“El testigo invisible” empieza con el asesinato de la familia de los zares ya exiliados, acontecimiento que presencia uno de los jóvenes sirvientes que, desde pequeño, se dedicaba a las labores domésticas como la de deshollinar chimeneas. El chico escapa y muchos años después, ya anciano y enfermo, decide contar sus años al servicio de los zares para dejar testimonio de la parte más íntima de la familia imperial antes de que sus recuerdos desaparezcan con su muerte. Así, el lector va conociendo las costumbres de esta familia, en un tono que mezcla los chismes y la cotidianidad, con la política y sociedad de la época. Además de retratar las personalidades del zar Nicolás II, su tímida esposa de origen alemán y sus cinco hijos (cuatro niñas descritas como inteligentes y encantadoras muchachas y el pequeño, un esperadísimo varón en el que se depositan las esperanzas de heredar el mando del imperio ruso y que está aquejado de hemofilia), el libro pone en escena a otros personajes de renombre histórico como Rasputín o Lenin y, por supuesto, pasa por los distintos acontecimientos que marcaron tan importante década como el estallido y desarrollo de la I Guerra Mundial en la que Rusia tuvo un papel muy activo, o la revolución rusa y sus consecuencias.

La lectura de “El testigo invisible” se hace muy amena porque la historia, a pesar de todas las implicaciones que tiene, está contada de manera muy coloquial y desenfadada, según lo que ve y oye el joven e inteligente protagonista. Enamorado de una de las zarinas y curioso por naturaleza, el chico explora los dominios de los Romanov y va descubriendo secretos y costumbres que aligeran la historia y la hacen más verosímil. Gracias a las descripciones de Carmen Posadas, no es difícil imaginar la belleza de las estancias victorianas, la pomposidad de las vestimentas de la época, y hasta el gélido frío propio del clima siberiano. Y es que este libro es, entre otras cosas, una ventana perfecta para asomarse a los primeros años del siglo XX de una Rusia cambiante y apasionante.

Tengo que destacar de este libro, además, que me ha ayudado a desmentir una teoría que tenía erróneamente sobre lo ocurrido con la familia del zar. De pequeña vi una película de animación “Anastasia” según cuya trama una de las hijas del zar logra escapar del asesinato de su familia gracias a la ayuda de un sirviente. Por supuesto, sabía que esta película estaba llena de imaginación y ficción, con un Rasputín como malvado hechicero y muchas más invenciones, pero pensaba que, el hecho de que la zarina escapara y su pista se perdiera, era real. Gracias a este libro ahora sé que la joven nunca se libró de su fatal destino, pero durante décadas sí se creyó que había sobrevivido debido a que una mujer muy parecida a Anastasia estuvo durante mucho tiempo haciéndose pasar por la princesa y algunos la creyeron, forjándose así este mito.

Recomiendo “El testigo invisible” con creces. No es una obra maestra, ni ninguna joya de la literatura, pero es bastante bueno en la medida en que logra hablar de los conflictos y cambios más importantes de Rusia precisamente de la manera en que se viven realmente: a través de la cotidianidad. Creo que es un buen libro de ficción histórica y, si como a mí te interesa conocer más allá de la historia estadounidense, inglesa, francesa o española (las más comunes en los libros de ficción histórica) es la mejor manera de ampliar miras y entender el pasado. Por mi parte, buscaré más libros sobre la historia de este país.

Y tú ¿Conocías “El testigo invisible”?, ¿Qué opinas de su sinopsis?, ¿Qué libros sobre la historia de Rusia recomendarías? Cuéntame…

Anuncios

Un comentario en “Reseña de “El testigo invisible” de Carmen Posadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s